domingo, 29 de agosto de 2010

AMIGOS Y AMIGAS

Una catástrofe humanitaria de terribles proporciones se está fraguando en Paquistán, con una quinta parte del país bajo agua y millones de personas a la intemperie, necesitadas de urgente asistencia.

Los esfuerzos de auxilio han comenzado, pero la respuesta internacional al mega-desastre está siendo irresponsablemente lenta e insuficiente: la ONU ha solicitado urgentemente 460 millones de dólares en concepto de asistencia inmediata, pero apenas el 60% de dicha suma ha sido efectivamente entregada.

Las agencias humanitarias advierten que sin un incremento inmediato de la ayuda, las víctimas mortales podrían alcanzar cifras escalofriantes.

Juntos podemos ayudar enviando dinero directamente a través de organizaciones de ayuda humanitaria reconocidas por su excelente trabajo, y presionando a nuestros gobiernos para que intensifiquen sus esfuerzos.

Demostremos a nuestros líderes lo que es la solidaridad, exigiéndoles que se unan a esta respuesta global. Haz clic abajo para enviar un mensaje personal a los gobiernos donantes más importantes:Y haz clic aquí para realizar una donación y contribuir directamente a los trabajos de auxilio y asistencia.
Tras visitar algunas de las zonas más castigadas por la inundación, el Secretario General de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, dijo, visiblemente contrariado: "Este ha sido un día desgarrador para mi. He visitado zonas afectadas por desastres naturales en múltiples ocasiones, pero nunca he visto nada como esto.

"Miles de ciudades y pueblos han sido barridos por el agua: caminos, edificios, puentes, cultivos.

Mucha gente sigue aún aislada en pequeños islotes de tierra, rodeados por enormes superficies inundadas. Sin agua limpia, el cólera, la diarrea y otras enfermedades están en aumento, amenazando a los millones de personas que han perdido sus hogares y sus medios de subsistencia.

La respuesta internacional hasta ahora no está a la altura de las necesidades reales, ni a los niveles de ayuda ofrecidos en anteriores desastres de similar magnitud. Organizaciones como UNICEF y la OMS ya han manifestado que carecen de los fondos suficientes para prestar la asistencia adecuada.

Los gobiernos del mundo tienen que hacer un mayor esfuerzo, y nosotros podemos servirles de ejemplo. Permanezcamos firmes junto a la gente de Paquistán en este momento de crisis, y pidamos que los gobiernos donantes importantes hagan lo mismo.